Roma: Taller y conferencia.


Grupo Colaboración Mujeres y Hombres en la Iglesia

CONFERENCIA PÚBLICA, “Soñando un futuro nuevo para las mujeres en la Iglesia”

2 de diciembre 2016, 16 horas.
                      .
Sede de la UISG - Roma
Piazza di Ponte Sant’Angelo, 28

TALLER.“Un tiempo para la fecundidad y la misericordia”
En colaboración con el Grupo de formación español-portugués

3 de diciembre 2016, 9.30/17.00 horas.

Compañía de Santa Teresa de Jesús
Via di Val Cannuta 136

Contactos: collab.wg@gmail.com - 3280722672 - 06 68400233

INSCRIPCIÓN

Para participar es necesario enviar un correo a collab.wg@gmail.com , especificando nombre completo, email, número de asistentes, evento (conferencia o taller, o los dos), si se necesita traducción en uno de los dos idiomas del encuentro (inglés-español).

TRADUCCIÓN: habrá traducción inglés-español y vicerversa en los dos eventos

COSTO. La conferencia es libre. Contribución sólo para el taller: € 10,00

Quienes lo deseen podrán adquirir los libros de Enma Martínez durante los encuentros.

Sevilla. La sabiduría de las emociones: aceptación como camino de felicidad



- Qué es aceptar con lucidez.
- Aceptar qué.
- Qué es lo difícil de saber aceptar.
- Hacia una pedagogía de la aceptación consciente y libre.

FECHAS: Enero 2017. Miércoles 18, 25
               Febrero 2017. Miércoles 1, 8, 15, 22.
HORARIO: 18 a 20 h.
ORGANIZA: Institución Teresiana de Sevilla. Colabora As. Educación y Cultura Sevilla.
LUGAR: C/ Torrigiano 15. 41009 Sevilla
INFORMACIÓN: rosariorosa55@gmail.com
ORIENTAN: Emma Martinez Ocaña, Psicoterapeuta y teóloga.
Rosario de la Rosa Porras, Psicoterapeuta y pedagoga.  
INSCRIPCIÓN: Se ruega enviar la inscripción antes del 20 de diciembre. La matrícula se abonará el primer día (18 de Enero) a partir de las 17:15h.



Ficha de inscripción en el curso:
“Saber aceptar un camino de felicidad.”. 31 de marzo-2 de abril 2017.



Nombre y apellidos......................................................................................................................... 
Dirección postal............................................................................................................................... 
Teléfono……………………………Correo electrónico.................................................................. 
Matrícula y material: 30 Euros
Enviar el boletín antes del 20 de Diciembre de 2016:
Encarna Diaz: covadonga.a10@gmail.com
C/ Torrigiano 15. 41009 Sevilla
Tlf: 954 37 94 33

Cómo la espiritualidad humaniza la sociedad y la política.



Aportación a la mesa redonda en el II Encuentro Podemos de Espiritualidad: Humanizar la Sociedad y la Política. 1 octubre, 2016.

Agradezco que por segunda vez las personas que llevan adelante el Círculo de Espiritualidad me hayan invitado a intervenir en una mesa Redonda en este II Encuentro. Es para mí un placer y una oportunidad de compartir.

Mi aportación parte de mi percepción personal de cómo entiendo yo que la espiritualidad cristiana puede ser hoy una gran aportación para humanizar la sociedad y la política. Una percepción que se hace en mí opción de vida, deseo profundo de hacer verdad esa espiritualidad y al tiempo consciencia de lo lejos que aún estoy de vivirla con coherencia.

Entiendo por “espiritualidad cristiana” el modo de afrontar la realidad desde la “Ruah”, el aliento de Vida, que alentó la persona y la vida de Jesús de Nazaret. Yo no tengo duda de que la vida de Jesús y su proyecto vital, social y político es una propuesta humanizadora de una enorme actualidad. 

Otra cosa es el reconocimiento de lo que a lo largo de los siglos, en la religión católica, se ha ido “añadiendo” y también tergiversando de diversas maneras, la nitidez de las propuestas humanizadoras, de la defensa de los excluidos y de la denuncia valiente de Jesús de Nazaret. 

Voy a intentar desgranar algunos de los retos transformadores y humanizadores a los que nos invita este profeta y místico que fue Jesús de Nazaret. Retos que son, no sólo para quienes queremos vivir “al aire de Jesús”, sino para quienes sueñan con una sociedad más humana, más justa y buscan otro modo de entender y vivir la “política”. 

Entiendo la política en su sentido originario, recuperando la famosa frase de Aristóteles: el ser humano es un “animal político”, por tanto por el mero hecho de ser personas ya estamos implicadas en el compromiso con la “polis”, con la ciudad. Hoy la polis no es sólo nuestra pequeña ciudad, sino el mundo entero, nuestro planeta tierra, el cuidado del ecosistema.

Por eso me refiero a la política como gobierno y administración de las cuestiones públicas, como la implicación personal y social en la gestión de lo “común”. Y en esta gestión, por responsabilidad humana y ética, no podemos dejar de estar implicadas todas las personas.

¿Qué subrayo yo, aquí y ahora, de esa propuesta humanizadora de la espiritualidad cristiana, es decir vivir al “aire de Jesús”? [1]

1º- Una llamada a entrar y vivir desde la profundidad del ser, llegar ahí a la experiencia de sabernos UNIDAD, RELACIÓN en todas las direcciones. Descubrir que somos mucho más que los límites de nuestra pequeña piel para abrirnos al cuerpo social, al cuerpo biótico, al cuerpo cósmico, al Misterio que todo lo vincula.

Una experiencia mística que nos permite sabernos interconectados formando parte del Todo, de cada una de las realidades de la vida y del Misterioso Entramado que todo lo sustenta, todo lo sostiene y posibilita que todo sea. Un misterio que Jesús llamó ¡Abba¡, Amor relacional fundante.

Esa experiencia de unidad e interdependencia conlleva, si es verdadera, la imposibilidad de pasar indiferente ante el dolor, la injusticia, la exclusión, el sufrimiento… La compasión activa brota como consecuencia inmediata.

Manifiesto del II encuentro Podemos Espiritualidad "Humanizar la sociedady la política"



Somos los que dejamos de soñar con un mundo nuevo para empezar a construirlo, a gestarlo, bebiendo del agua fresca que ha manado de este pozo en el que se ha convertido hoy este Centro Cultural, llamado… El Pozo.

Hemos manifestado juntos nuestro deseo de caminar hacia una sociedad nueva, fundada en el respeto y cuidado de la naturaleza, los derechos humanos, la justicia social y económica, la democracia participativa, la no violencia y una cultura de paz.

Entendemos que la política debe ser una vocación de servicio y sentimos como una tarea humanizar la política, así como también “politizar” la sociedad, para vivir con autenticidad nuestros deseos de humanización y que den lugar a cambios reales.

Estamos convencidas que la espiritualidad es un instrumento de progreso, transformación y movilización social que comienza en nuestro propio interior y genera cambios profundos en la sociedad.

Queremos que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una sociedad basada en la dignidad de la persona, el respeto a la vida y a la tierra en toda su diversidad. Una sociedad que fomente la ética de la responsabilidad y el cuidado en aras de un desarrollo humano integral.

Queremos que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por la firme resolución de alcanzar la sostenibilidad, cambiando los patrones de producción y consumo.

Queremos que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el aceleramiento hacia la justicia social y económica, posibilitando que todos alcancen un modo de vida seguro, digno y ecológicamente responsable.

Queremos que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el logro de la igualdad y equidad de género y por promover una cultura de tolerancia, no violencia y paz.

Queremos, en definitiva, que el nuestro sea un tiempo que se pueda recordar porque las condiciones vitales de las personas hayan mejorado tanto que sea posible la alegre celebración de la Vida.

Madrid, 1 Octubre 2016

Málaga: Saber aceptar, un camino de felicidad.



- Qué es saber aceptar.
- Aceptar a cada persona, uno mismo, la realidad y el misterio de Dios.
- Qué es lo difícil de saber aceptar.  Hacia una pedagogía del aceptar y dejarse hacer consciente y libre.
- María la mujer que acepta y realiza en su cuerpo la salvación.
- Jesús de Nazaret transitó sabiamente el camino de la aceptación.

ATENCIÓN: Llevar ropa cómoda y saco o manta para los ejercicios de relajación.

FECHAS: 31 de marzo-2 abril de 2017.

HORARIO: Desde el viernes 31 a las 21.00 horas para cenar, hasta el domingo 2 después de comer.

ORGANIZA: Institución Teresiana de Málaga.

LUGAR: Casa de Espiritualidad Santa María de Nazaret. C/ Toquero 20. 29008 Málaga , Tel. 952653261

MATRÍCULA y ESTANCIA: 125 €

INFORMACIÓN: - Trinidad Miranda, Tlfs.: 952253901 / 627908184, TMIRANDAV@telefonica.net
Cl. Ferrándiz 31, 5º. 29012 Málaga

INSCRIPCIÓN: Ingresar 35 €, a descontar de la matrícula, en la cuenta de UNICAJA: IBAN: ES56 2103 0151 30 0019656919, indicando nombre, apellidos y título del curso. Enviar la ficha de inscripción adjunta y el recibo del ingreso a Trinidad Miranda.

Eventos


Comparto con vosotr@s dos foros a los que asistiré y que pueden ayudarnos a vivir una espiritualidad integral:


Semana contemplativa 2017. La urgencia de una cultura del cuidado


La falta de cuidado es uno de los grandes problemas de nuestro mundo, y sin cuidado no sobreviviremos ni como humanidad ni como planeta habitable.
Urge recuperar una cultura del cuidado en todas sus acepciones: el autocuidado, el cuidado de los demás (especialmente de los más vulnerables) y el cuidado del planeta y su rica biodiversidad.

Días y Lugares:

2 al 10 de Julio de 2017
Galapagar (Sierra de madrid)
Inscripción: smaríagalapagar@planalfa.com
Tlf: 91 858 44 14

16-23 Agosto 2017
Los Negrales (Sierra de Madrid)
Inscripción: secretaria@santamariadelosnegrales.org
Tlf: 91 850 04 00

Una nueva mirada sobre el cuerpo es posible (III)



2.2 CUERPO ESPIRITUAL[1]

Desde lo dicho hasta este momento podemos decir que un cuerpo es espiritual cuando revela, testifica la verdad más profunda del ser, lo que nos constituye como fondo último de nuestra personas, el Ser-Comunión-Unión con los otros, lo otro, el misterio de Dios que Jesús nombró como ABBA.

Un cuerpo humano es espiritual cuando es consciente de que su verdad más profunda le lleva a traspasar las fronteras de su propia piel para abrirse a los demás como miembro de un cuerpo social, incluso como un cuerpo planetario donde se reconoce deudor de todo lo que el cosmos en su proceso evolutivo le ha proporcionado, más profundamente aún cuando se reconoce constituido por la presencia del Misterio, cuando descubre a Dios en todo y a todo en Dios.

Recuperar el cuerpo como tarea espiritual no es prestarle un culto, sino devolverle toda su verdad, reconocer que el cuerpo es la presencialización de mi persona que es espiritual. 

Nuestro cuerpo es espiritual cuando crea actitudes y produce conductas justas, serviciales, misericordiosas, comprensivas, libres, fraternas, todo cuando nos hacemos conscientes de que mientras no hagamos visible y operativo nuestro amor a través de nuestro cuerpo, no haremos posible al ser humano cabal y a la creación entera y por tanto no haremos creíble al Dios de la encarnación que profesamos con nuestras palabras.

2.2.1 Nuestro cuerpo lugar de sabiduría.

Hablar de nuestro cuerpo como lugar de sabiduría es reconocer que desde que comienza nuestra vida intrauterina el cuerpo guarda memoria de nuestra historia, es registro y memoria de nuestra historia personal y sociocultural. Recuperar la sabiduría del cuerpo pasa por saber escuchar el lenguaje del cuerpo. [2], esto requiere un aprendizaje no siempre fácil. 

La consciencia ("awareness") es la lucidez integral del cuerpo psíquico rozando las fronteras de su misterio, pero además de la consciencia, para recuperar la sabiduría del cuerpo, tendremos que aprender a poner nombre a la experiencia, a prender a acercar la palabra a la experiencia para que ésta pueda revelar toda su densidad

Una nueva mirada sobre el cuerpo es posible (II)


Un patriarcalismo que nos visibiliza injustamente: 

a) Cómo un cuerpo objeto, no sujeto de la historia, ni de la historia humana, ni de la historia de salvación[1].

"Objeto del deseo masculino". Que el cuerpo de la mujer ha sido y sigue siendo un objeto de consumo, un objeto de posesión, de uso y abuso, es tan obvio que desgraciadamente no necesito muchas palabras para denunciarlo. Nuestro cuerpo de mujer es sobre todo un objeto sexual que se compra, se vende, se expone, se trafica, se usa y se tira. Un cuerpo objeto de placer y de conquista para el varón. Un cuerpo reclamo de la sociedad de consumo, un cuerpo convertido en botín de guerra, en lugar de venganza.

Las mujeres hemos sido borradas, casi totalmente de la historia humana y también de la historia de la salvación. 

La historia universal está llena de varones ilustres que, uno tras otro, gobiernan, hacen guerras, construyen la historia… Ocurre algo parecido con a esa divertida genealogía propuesta por Mateo donde aparecen un gran número de patriarcas “engendrando”… y al final quien te da a luz a Jesús es una sencilla mujer de Galilea. 

Durante siglos hemos sido “edificad@s” por santos patriarcas, profetas, reyes, apóstoles, sacerdotes, obispos, papas… y las matriarcas, constructoras de la historia de Israel, las mujeres que siguieron a Jesús y fueron sus discípulas, las que permanecieron junto a Jesús hasta el final fueron olvidadas, apenas resaltadas en la historia de la Salvación. 

b) Un cuerpo no apto para revelar a Dios

Sólo los varones pueden ser imagen de Dios en la tradición oficial de las iglesias cristianas. ¡Que vergüenza!

A “Él” han podido nombrarle con muchas metáforas masculinas, incluso metáforas de la naturaleza (fuego, roca, sol, águila…) pero no hemos podido nombrarle apenas con metáforas femeninas. Dios puede ser padre, maestro, pastor, señor, rey… pero esos nombres en femenino son blasfemia, idolatría. No podemos nombrarle como madre (si lo hacemos tenemos que decir madre-padre), ni tía, ni abuela, ni amiga… sin percatarnos que para millones de niños y niñas esas son las únicas figuras que los han cuidado y querido. Y lo malo es que nos lo hemos creído todos, incluidas nosotras las mujeres, y hemos aceptado resignadas que Dios sólo se parece a la mitad de la humanidad.

c) Un cuerpo re-productor, alimentador, no productor. 

El símbolo "madre" ha configurado también nuestro cuerpo de mujer, hayamos decidido tener o no hijos, lo nuestro es ser "maternales", sobre todo para ellos. "Tota mulier est in útero"[2] es la sentencia con la que los pensadores del medievo definieron nuestro ser de mujer, pero despojado de su sentido primigenio y poderoso[3], ya no era el lugar de la fecundación, el espacio creador sino sólo el receptáculo pasivo del semen activo masculino. "No es la madre la que engendra al que llama su hijo, ella no es más que la nodriza del germen sembrado en ella. El que engendra es el hombre que la fecunda"[4]. La maternidad y/o la virginidad son los caminos que nos quedaban para redimir nuestro cuerpo pecador.