Pedreña (Cantabria): Cómo mantener la esperanza activa en un mundo en crisis: tiempo de muros y redes.

Resultado de imagen de mantener la esperanza en un mundo de crisis

FECHA: 19-20 de mayo de 2018

HORARIO: Desde el sábado a las 10,00 h. hasta el domingo a las 13:00 h
(Se puede llegar el viernes y comer el domingo). 

ORGANIZA: Un grupo de la Institución Teresiana de Cantabria

LUGAR: Casa de Ejercicios de Pedreña. (Cantabria)
                                  
INFORMACIÓN, INSCRIPCIÓN. Mª Pilar Torre. Tfno. 942334020 /650807777
E-Mail: mpilartorre@gmail.com

MATRÍCULA: 40 euros

ESTANCIA: 48 euros/día (aprox.)

VIVIMOS UN TIEMPO DE LEVANTAR MUROS, CERRAR FRONTERAS Y AL TIEMPO 
FORMAMOS REDES DE SOLIDARIDAD Y ESPERANZA.

Los muros no están solo en el exterior
Redes en las que nos enredamos y aislamos.
Consciencia y análisis de las distintas fronteras que cerramos, muros y vallas que levantamos ultural, 
social, política, económicamente en nuestro mundo 
Esta situación nos invita a: 
Demoler muros
Liberarnos de redes que nos aíslan.
Abrir fronteras
Establecer puentes de diálogo
Jesús un hombre que derribó muros y se hizo diálogo.
Vivimos un tiempo de construir redes de solidaridad y esperanza 
Cómo colaborar en la construcción de redes de justicia y solidaridad.
Cultivar una espiritualidad holística: de la conexión, interrelación, cooperación, compromiso
Vivir una espiritualidad ecológica del cuidado
Educar / educarnos en una nueva conciencia planetaria.
Jesús vivió “enredado” y “enredando” en un proyecto de sentido que él llamó Reinado de Dios.

Málaga. Vivir el presente: un camino de felicidad


En qué consiste saber vivir el presente y por qué es un camino de felicidad.

El camino del presente nos conduce a saborear la cotidianeidad.

El camino del presente nos reclama aprender el “control” de la mente.

El camino del presente tiene que ver con estar allí donde está nuestro cuerpo.

Jesús vivió el presente y nos invita a hacer lo mismo.

FECHAS: 6-7-8 de abril de 2018.

HORARIO: Desde el viernes 6 a las 21.00 horas para cenar, hasta el domingo 8 después de comer.

ORGANIZA: Institución Teresiana de Málaga.

LUGAR: Casa de Espiritualidad Santa María de Nazaret. C/ Toquero 20. 29008 Málaga Tel. 952653261

MATRÍCULA y ESTANCIA: 125 €

INFORMACIÓN: - Trinidad Miranda, Tlfs.: 952253901 / 627908184
TMIRANDAV@telefonica.net
Cl. Ferrándiz 31, 5º. 29012 Málaga

INSCRIPCIÓN:
Ingresar 35 €, a descontar de la matrícula, en la cuenta de UNICAJA: IBAN: ES56 2103 0151 30 0019656919 indicando nombre, apellidos y título del curso. Enviar la ficha de inscripción adjunta y el recibo del ingreso a Trinidad Miranda.

El oido como lugarde escucha y acogida de la vida.(I)



0- Introducción

· Nuestro cuerpo presencialización de nuestra persona, llamada a ser transparencia de lo que Somos.

1- NUESTRO OÍDO ESPACIO DE ESCUCHA Y ACOGIDA. 

2- LUGARES DE LA ESCUCHA. ¿Dentro-fuera?

· Nuestra persona

· Las personas

· La “realidad”

· El silencio.

3- ¿CÓMO ESCUCHAR?

3.1 Arte y técnica.

3.2 Situándonos ante la realidad:

· Aprendiendo

· Acogiendo

· Comprendiendo

· Estando presentes

· Com-padeciendo (sintiendo con)

· Disfrutando

· Siendo diálogo.

4- ESCUCHAR ¿DESDE DÓNDE?

· Desde la “cabeza”

· Desde “el corazón”

· Desde las “entrañas”

· Desde el Silencio.

5- ESCUCHAR ¿”PARA QUÉ”?

· Para hacer del oído un lugar de escucha y acogida

· Para descubrir lo que Somos, Lo que Es

· Para ser transparencia de nuestra Profunda Verdad.

El oido como lugar de escucha y acogidade la vida (II)



· 2.1 Escucha de nuestra persona

De acuerdo con lo dicho, esta escucha ¿acontece dentro? ¿fuera?. Seguramente dentro-fuera. 

Desde mi propia experiencia puedo decir que es imprescindible el aprendizaje de la escucha propia para poder escuchar adecuadamente a las otras personas, incluso a la realidad. 

Una escucha no siempre fácil por la capacidad de auto-engaño que tenemos, por los auto-reproches, juicios, condenas con los que hemos aprendido a tratarnos…que son una barrera para poder escuchar la verdad de nuestras emociones, deseos, sueños, pensamientos…Escuchar nuestras palabras y más allá de ellas descubrir de dónde nacen, qué repercusiones tienen en los demás…Escuchar nuestras luces y sombras es un largo y difícil camino hacia nuestra verdad. 

Cal Rogers el maestro de la escucha ponía como condición para poder ser terapeuta la congruencia, es decir la capacidad para estar en contacto auténtico con uno mismo. Para mí fue muy importante en mi preparación en psicoterapia descubrir que cada persona provocaba en mí emociones, ella como persona además del contenido de su comunicación. Descubrí que muchas veces no la estaba escuchando a ella sino lo que ella provocaba en mí. Sus miedos a veces activaban los míos, sus ideas mi rechazo, sus opciones mi condena… Fue un palo pero me permitió ser consciente de ello para aprender a poner un oído en ella y otro en lo que pasaba en mi interior para saber acogerlo como mío, sin proyectarlo en la otra persona y al tiempo saber apartarlo de momento y silenciarlo para poder hacer una escucha empática. 

Tb para mí fue un gran descubrimiento descubrir que si yo no me escuchaba acogiéndome incondicionalmente una gran parte de mi se me ocultaba, no tenía acceso a escuchar mis sombras, mis dificultades, errores, emociones que no me gustaban…La escucha empática y la acogida incondicional, que Rogers pedía para poder escuchar a los demás, la necesitamos también para la escucha propia. 

Si no nos enteramos de lo que nos está pasando a nosotros no podemos escuchar bien a los demás Si no tenemos oídos atentos a nuestra verdad es difícil que sepamos escuchar a los demás, fácilmente proyectaremos, deformaremos, tergiversaremos. Por tanto la escucha del propio ser no sólo no es egoísmo, mirarse el ombligo como algunas personas dicen, sino condición imprescindible para el amor que se hace escucha, para la escucha que se hace verdad y encuentro.

Nuestro oído puede alcanzar niveles más profundos de nuestra verdad, para ello necesita atravesar la barrera del Silencio mental, emocional, relacional…para adentrarse en la última verdad de nuestro Ser y experimentar el rumor que nos desvela que SOMOS.

Somos sin más, somos relación, somos conexión, somos en ese Entramado de la Vida que todo lo sustenta, todo lo estructura, todo lo pone en conexión…Cuando nuestro oído acoge ese silencio se deja introducir en la fuente de la Vida, en la realidad ultima y fundante… ahí puede descansar y “comprender” de una manera nueva y distinta la verdad última de nuestro Ser.

El oido como lugar de escucha y acogidade la vida (III)


2.3 La “realidad” otro lugar de sabiduría.

Me gusta mucho escuchar el lenguaje de la naturaleza, de un modo especial el mar, desde muy pequeña me recuerdo paseando por la orilla de la playa absorta en el sonido de las olas rompiendo en la playa, más tarde me enseñaron a escuchar que las olas me recuerdan que “soy el mar” y ese mantra de las olas, que llega a mis oídos, me sumerge en un profundo silencio aun en medio del bullicio de la playa y se amplifica en la noche donde el silencio se hace eco y me recuerda quien soy.

Disfruto del tintineo de las hojas de los arboles mecidos por el viento, del canto de los pájaros, de los grillos y chicharras en verano, son un eco que me habla de la diversidad de la vida, de su riqueza y belleza.

A veces me asusta el sonido de las tormentas con sus aires huracanados y el retumbar de los truenos pero me parece una experiencia majestuosa, potente que me recuerda nuestra pequeñez.

Siento cada vez más la urgencia de escuchar, e invitar a escuchar el “grito de la Madre tierra” (la Pacha Mama, como escuché nombrarla en el Perú) que gime con dolores que ojalá sean de parto y no de aborto. Nuestro planeta ruge por los cuatro costados avisándonos de que aún estamos a tiempo de evitar un colapso de magnitud impredecible. ¿Sabremos escucharla y llegar a tiempo?. Lo deseo y lo quiero esperar abriendo mis oídos y colaborando a que otros los abran.

Otro lugar donde mis oídos disfrutan, en general, es con la música, tengo mis preferencias sin duda, pero esos sonidos que componen la armonía de una canción, de una composición musical me descubren que la verdad es sinfónica, cada instrumento tiene su papel en una orquesta, cada voz ofrece su propia peculiaridad y sólo armonizando, sin perder la singularidad, se logra la profunda belleza musical.

Me queda aún mucho que aprender para poder vivir en la vida cotidiana esa sinfonía de la verdad plural y pluriforme, diversa y complementaria, con sus altos y bajos volúmenes y matices… pero lo voy torpe y lentamente aprendiendo. Espero que la vida me ofrezca cada vez más oportunidades de saber vivir que, como dice esa bella canción de Migueli “sinfónica es la verdad” y yo sepa aprender de ella.

La escucha de la realidad política, económica, social, estructural, cercana y lejana…que difícil es.

Ya sabemos que no vemos la realidad sino que la interpretamos y a veces se nos olvida que nos pasa lo mismo con el oído. Nuestro oído está muy condicionado por nuestro lugar social, sexual, racial, geográfico, familiar, referencial, ideológico…No nos es fácil por tanto escuchar una situación de la realidad en situación de “emergencia global”,[1] percibida como momento de gran peligro y al tiempo de esperanza y de escucha de la vida nueva que está emergiendo.

Escuchar el sufrimiento de nuestro mundo sin apartar el oído, ni la vista, sin tratar de anestesiarme, ni alienarme, ni des-entenderme, ni deprimirme por la sensación de impotencia… me resulta duro, difícil, muy doloroso. Resuenan sonidos de guerras, violencia, llantos y gritos de desolación y desesperación. Suenan huracanes que hunden pateras llenas de sueños. No quiero acostumbrarme a escuchar los datos de muertos por hambre, por guerras, por violencias varias, por naufragios de embarcaciones en nuestro mediterráneo…no quiero escuchar cifras, quiero escuchar historias de quienes padecen esas realidades para así dejar que esos gritos resuenen en mis entrañas… las estremezcan y pongan toda mi persona en movimiento para poner mi granito de arena en ir horadando un sistema que en palabras del Papa Francisco es “asesino” porque mata y “ecocida” porque está destruyendo el planeta.

También escucho los aplausos, gritos de alegría, cantos de triunfo por conquistas sociales, por caminos de liberación, por experiencias de amor, generosidad, fiestas compartidas…Todo quiero saber escucharlo, poder sentir que nada de lo que le pasa a la realidad, a la humanidad, me es ajeno

Talleres Sevilla: Vivir el presente como camino de felicidad.


Fechas: 17, 24, 31 Enero. 7, 14, 21 Febrero. De 18 a 20 h.
Lugar: c/ Torrigiano 15, 41009 Sevilla.
Inscripción: se ruega enviar la inscripción antes del 20 de diciembre.
La matrícula se abonará el primer día (18 de enero) a partir de las 17:15h.
Información: rosariorosa55@gmail.com
29 Enero:  Coria del Río (Sevilla) 
Información: Mati Carrero, maticarrero04@hotmail .com



Málaga: el cuerpo lugar de encuentro, sabiduría y verificación de nuestra verdad​



Fecha: 20 de Enero 
Lugar. CENTRO ALMAR,
​Cañada de los Ingleses 4, ​ de 11:00 a 14:00 y de 16.30 a 19:30
 Información Teo Galache: teodoro@uma.es

Málaga:¿Qué decimos cuando hablamos de interioridad, espiritualidad, religiosidad?.




19 de Enero, 
Centro Almar.
Cañada de los Ingleses 4. Malaga. 
Información: José Manuel, 

Bolivia: Una espiritualidad para un mundo en emergencia.


Un tiempo para el silencio y la contemplación en torno al tema "Espiritualidad para un mundo en emergencia"
Fecha: 26 Diciembre- 1 Enero.
Lugar: Cochabamba (Bolivia)
Información : emmaocana@gmail.com